El único pueblo peatonal del país espera por vos

La Cumbrecita es un pequeño y precioso pueblo peatonal ubicado en el Valle de Calamuchita en las Sierras Grandes de la Provincia de Córdoba. Colonizada por inmigrantes alemanes, los lugareños conservan tradiciones propias de estos últimos, lo que se hace notar con particular especialidad en sus comidas y cervezas artesanales. Una de las cervezas artesanales más sabrosas que saboreé en mi vida fue, sin duda alguna, en La Cumbrecita, junto con salchichas y chucrut. Creo que hasta el más escéptico y poco imaginativo puede trasladarse aunque sea por un momento a la bella Alemania.

Realmente podría recomendar muchos lugares a los cuales ir en la localidad cordobesa, pero simplemente voy a decir que este bello pueblo es encantador y este encanto particular se descubre recorriéndolo, caminándolo, escalando las sierras, buscando estos atractivos de cuales todos los turistas hablan como lo son “La Cascada”, la vieja iglesia del pueblo o el antiguo cementerio. Las noches en la Cumbrecita durante la primavera son perfectas, junto con unas ricas empanadas realizadas por los lugareños, quieren poseen sus propios almacenes que se encuentran por su calle principal, que generalmente son caseras y realmente muy deliciosas. A aquellos que disfrutan de salir a cenar y quieren deleitarse los oídos, además del paladar con un excelente show de música en vivo, tienen la posibilidad de que una camioneta 4 x 4 los pase a buscar por su lugar de alojamiento y lo traslade a la cima de la sierra en donde se encuentra un precioso restaurante que brinda estos servicios. Además, en el momento en que decidan retirarse y culminar la noche, los llevan en la misma camioneta 4 x 4 de regreso al hotel.

La Casa de Gambrinus “El Rey de la Cerveza”, es otro lugar simpático por recorrer; esta leyenda es un fuerte distintivo de los habitantes de la Cumbrecita, ya que narra acerca de la historia de un campesino que se enamora de la hija de su patrón, sufre por amor ya que ella siempre lo rechaza, hasta que un día se le presenta el diablo, quien le propone hacer un trato. Éste consiste en darle un don para enamorar a esta muchacha, si no lo logra va a hacer que él se olvide completamente de ella. Finalmente Gambrinus no consigue enamorar a esta chica, por lo que el diablo le brinda la receta de una bebida llamada “cerveza” y le da un carrilón, cuya música nadie puede resistir sin ponerse a bailar y cuanto más cerveza beben, más dulce les sabe. Por este motivo, el campesino adquirió un inconmensurable prestigio que llevó a que el rey quisiera nombrarlo duque, pero él prefirió el nombre que le dieron los habitantes del pueblo “El rey de la cerveza”. Cuando la hija de su ex patrón se acercó a él, Gambrinus ya no la recordaba.

Esta leyenda tiene su propia obra teatral que se expone en el “Peñón del Águila”, un precioso parque temático en el cual se puede disfrutar de todo tipo de actividades, desde las más tranquilas como una caminata o vuelta en tren hasta aquellas que generan mayor adrenalina como la tirolesa de una montaña a la otra.

Yo recomiendo la Cumbrecita para combinar dos grandes placeres; el deporte al aire libre y la comida sabrosa.


Acerca de Lucía Robatta 4 Articles
Nací el 25 de agosto de 1988, oriunda de la ciudad de Gálvez, provincia de Santa Fe. Me encuentro realizando la Tesina de Grado de Licenciatura en Comunicación Social y curso el tercer año de la carrera de Psicología, ambas en la UNR. Además, me desempeño como Asesora de Cuentas Empresas en Telecom Personal.
Contacto: Sitio web

Sea el primero en comentar

Deje una respuesta

Su dirección de E-mail no será publicada.


*